En estos tiempos que corren, la desolación el desconcierto y sobre todo la inestabilidad están arraigados en nuestra alma.