TERCER DOMINGO DE ADVIENTO


En la tercera semana de adviento, el cuerpo anímico es a quién debemos atender... mediante el cultivo de la fuerza interior y el coraje en el camino de la Verdad.

Si Permanecemos en una constante presencia anímica, podremos mantener el adecuado y armonioso equilibro entre nuestro pensar sentir y actuar.


PUBLICACIONES DESTACADAS
ULTIMAS PUBLICACIONES